Introducción

Glorieta de Pliego

Pliego en la antigüedad

El municipio surgió a partir de un caserío árabe fortificado levantado sobre la elevación del terreno junto al Barranco de la Mota. Este asentamiento estaba bien consolidado en el siglo XII, hasta que la conquista del año 1.244, por Alfonso X, el Sabido, propicio la repoblación de los territorios conquistados. Hoy se le conoce como las ruinas del Castillo de las Paleras.

A finales de este siglo se levantó una construcción defensiva en un cerro cercano, que más tarde sería una fortaleza cristiana: el Castillo de Pliego. A partir de la reconquista de Murcia, en el año 1.265, llevada a cabo por Jaime I, rey de Aragón y conde de Barcelona, las duras condiciones impuestas a los musulmanes les llevaron a emigrar, dejando despobladas muchas alquerías. El poblado del Castillo de las Paleras fue abandonado y sus muros derribados, dejando paso al crecimiento de la aldea situada bajo el Castillo de Pliego.

Castillo de Pliego

Castillo de Pliego

En el siglo XIV, villa pasaría al control de la Orden de Santiago, iniciándose entonces un periodo de crecimiento demográfico que sólo se vería interrumpido por la expulsión de los moriscos en 1614.

escudo de la orden de santiago

Orden de Santiago

Estos acontecimientos condicionaron el desarrollo de la población de Pliego, que desde finales del siglo XIV a principios del siglo XVI, era mayoritariamente mulsumana. Pero, conforme van llegando cristianos de otros lugares va desapareciendo la presencia militar santiaguista, para dar paso al nacimiento del «Concejo de Pliego».

Es opinión generalizada que este municipio se configura a partir de dos hechos históricos: la presencia morisca, y la instalación de la Orden militar de Santiago.