Población y Economía

La población local ha experimentado, a lo largo del siglo XX, un profundo cambio en relación a su tamaño, composición y características demográficas. Las primeras décadas del siglo muestran un estancamiento demográfico, con un crecimiento vegetativo sin apenas variación, y una población siempre próxima a los 2.700 habitantes. Pero será, a partir de 1.950, cuando se produce el primer despegue en el crecimiento demográfico local, llegando el municipio a los 3.000 habitantes. Si bien, esta población permanece definida por su alta tasa envejecimiento y movimientos migratorios. Esta dinámica del crecimiento demográfico ha permitido superar el techo de los 4.000 habitantes.

Además, de la evolución demográfica, hay que observar otros factores de interés con relación a la población como son la comparación y las características.

Así, aunque la población actual continúa vinculada a las actividades agrícolas se observa una progresiva incorporación a nuevas áreas productivas: servicios a la comunidad, medioambiente, restauración, turismo, etc. También, es una población con tendencia a permanecer en su lugar de origen, con las consecuencias positivas que tiene para el crecimiento natural, y en la que destaca una importante masa de población extranjera, la cual alcanza en estos momentos el 16% del total de personas empadronadas en el municipio.

vista aerea de Pliego

El censo estadístico del año 2010 indica el número total de habitantes es de 4.296 personas, de las cuales 3.589 son oriundas y 707 extranjeras; esta población foránea supone un claro potencial demográfico para la tasa de natalidad y población juvenil. Es significativo el hecho de que, para un territorio tan pequeño, exista una población extranjera formada por veintisiete nacionalidad, siendo las más representativas, la procedente de Portugal, con 217 personas censadas, que trabaja en el sector del transporte por carretera, la de Marruecos, con 175 personas, que se ocupan en actividades agrícolas, la de Reino Unido, con 110 personas, que tienen aquí su residencia habitual.

La economía local, hasta mediados del siglo XX, ha estado marcada por tener su principal fuente de actividad en la agricultura; pero, en una agricultura de autoabastecimiento. El reparto de la tierra fue muy desequilibrado, ya que en 1950 sólo dos propietarios poseían más del 62% del total de la tierra de secano. Los cultivos de la triada mediterránea, cereal, vid y olivo se fueron sustituyendo progresivamente.

campo de cultivo de albaricoque pliego

Campo de cultivo del albaricoque.

Con la expansión del regadío se introducen el cultivo de los frutales, destacando el albaricoquero, en sus variedades de «búlida» y «real fino», muy apreciados por su sabor y calidad en los mercados extranjeros, y el melocotonero, manteniéndose el cultivo de almendros y viñedos. Los nuevos productos, los melocotones y albaricoques, contribuyeron al desarrollo de una pequeña industria conservera.

Pliego cuenta con una cooperativa, » La Vega de Pliego». También hay que destacar el papel que desempeñan en la economía local los pequeños comerciantes y empresarios. Pero, la crisis actual del sector primario se deja sentir en esta zona, compuesta por pequeños agricultores y empresas de manufactura conservera, que marca una tendencia de abandono de la actividad.

Actualmente, debido al impulso turístico de la comarca del Noroeste murciano, el sector de la construcción ha revitalizado la economía del municipio. La llegada de turistas ha propulsado el desarrollo de ofertas y productos turísticos, de restauración y alojamientos rurales .